Páginas vistas en total

lunes, 6 de febrero de 2012

"LIMONCILLO" Lunes 6 febrero 2012.

Limoncillo
Lunes  6  febrero  2012.

ESPUMANTE PROSECCO GIOL
BODEGAS DE LA FAMILIA GIOL
Vino espumante delicado, no muy seco, ligeramente ácido y amargo.
Gran aroma y complejidad. Confeccionado con uva Glera
que antes se denominaba uva Prosecco.

El arte de complacer al cliente.
Hoy fui invitado a almorzar en Limoncillo. Pensé en la razón por la cual nuevamente me sentí tan a gusto en este lugar. Y la explicación me vino gracias al juego del tenis. Por ejemplo, la gente como Federer hace lucir el juego del tenis como algo que parece fácil. Pero esa apariencia de facilidad es solo una engañosa apariencia, ya que esa facilidad aparente es el resultado dificilísimo y complicado de la disciplina, de la práctica, del talento, del trabajo y de la paciencia. Es un arte ese el de hacer que las cosas funcionen como debe ser, luzcan bien y parezcan fáciles. Este es el caso de Limoncillo. Este es un lugar en donde te vas sentir muy bien gracias a los buenos modales del personal, la calidad de la excelente cocina y el buen gusto de una decoración sencilla y sin pretensiones. Nos acompañó gratificándonos con su agradable presencia el dueño, el joven Andrea. Y el servicio de mesa del premuroso y cordial Edward fue del agrado de todos. Hace tiempo que quería comer con vino espumante como cuando en mis años mozos residía en Italia. Y aquí tuve esa extraordinaria oportunidad al descorchar un Prosecco Giol, orgánico y brut. Que se armonizó a la perfección con los tres perfectos antipastos que fueron servidos. Y sobre todo, con las dos entradas principales. Una pasta en salsa de tomate y berenjenas, quizá a confección anti-clerical de la Romaña o de Toscana porque así suena su nombre. “strozzapreti”, o sea, “asfixiacuras”. Y unos ñoquis hechos en el restaurante que tenían una textura aterciopelada y tierna como nunca los había probado. Estos ñoquis fueron servidos al pesto panameño es decir enternecidos con el cariño de un poco de crema. Es decir no tan verdes, ni genoveses como se usa en Italia. Gran ocurrencia gustativa de elevada eficacia comercial y de mi entera admiración y agrado.Vamos a volver aquí con refuerzos.

Saludos.
Flavio.
                                                                                                                                  
El arte de cocinar bien.

LOS FAMOSOS "STROZZAPRETI"

LOS OCURRENTES ÑOQUIS
EN PESTO A LA PANAMEÑA.

El arte de producir bien.

CASTILLO DE LA FAMILIA GIOL
Al norte de Venecia, en la provincia de Treviso, se encuentra el poblado de San Polo di Piave. Y allí está el Castillo Giol, o bien, Villa Papadópoli Giol. La palabra castillo es una reminiscencia histórica de una antigua fortaleza militar construida por los patricios venecianos en el siglo XV para la defensa del territorio de Treviso. Pero el actual edificio fue construido por los Condes Papadópoli a fines del siglo XIX en un extraño estilo Tudor importado al corazón del Véneto desde la más remota y neogótica Inglaterra. Pero el Commendatore Giovanni Giol, un italiano que tuvo mucho éxito en la agroindustria del vino en Mendoza, Argentina, regresó rico y famoso y le compró a los Condes Papadópoli en 1921 el castillo, las bodegas, más de mil hectáreas de tierras cultivables con sus caseríos y el bellísimo lago con islas, rodeado de un parque natural de 12 hectáreas a jardinería inglesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario