Páginas vistas en total

lunes, 6 de enero de 2014

La Valentina - 2014 enero 6.

El nuevo inicio de Chichi.

Esta meditación que sigue se aplica al dedillo a los amigos de la mesa de hoy, en especial a Chichi, quien sin ser parte de la mesa fue él mismo la inspiración que la hizo posible y hermosa, me refiero a nuestro apreciado chef Bienvenido Duarte,  quien inicia el año 2014 como cocinero ejecutivo de dos restaurantes, La Aceituna y este, La Valentina, ambos ubicados en la calle  67,  del barrio de San Francisco, a pocos pasos de la vía Israel.  

Y ahora sigue la breve meditación anunciada.

Este inicio de 2014 me ha entregado algo mejor que el beneficio de ser un nuevo inicio, porque me llegó mejor,  me llegó distinto y me llegó de buena manera. Ya que todo aquello que en general parecía irrecuperable en mí vida ha regresado nuevamente a mí como si fuese un primer encuentro. Y en la vida de mis amistades más cercanas igualmente noto que las buenas narraciones de sus noticias y de sus andaduras recientes llevan el toque primaveral de los seres que se re-encuentran y renacen mejorados. Porque sin duda alguna es bueno que una cosa sea nueva aunque sea igual a la cosa vieja que se sustituye  porque dejó  de funcionar. Pero tener algo nuevo de paquete que sea distinto y mejor es mucho más que bueno. Es lo que me llena de felicidad. Y se trata de esto hoy que estamos todavía al inicio de un nuevo año.  Porque durante los inicios hay siempre tiempo disponible para llegar a ser mejores. Por ejemplo. Hoy 6 de enero los amigos Mauricio, Eduardo, Jack y Gerardo  fuimos agasajados como Reyes  por el súper amigo José Luis, dueño de La Valentina y de La Aceituna que en pocas semanas abrirá sus puertas a pocos metros de distancia, bajando  por la misma acera hacia la calle 50. Todos los de la mesa conocemos a Chichi. Y tan importante como esto es el hecho adicional que él no solo nos conoce sino que conoce también nuestros gustos gastronómicos, en especial a Eduardo, un genuino conocedor de cocinas étnicas. Chichi es como los miembros de esta mesa porque logra ser mejor al pasar del tiempo. Por ejemplo, recientemente tomó un curso y se graduó con éxito de sumiller. Lo cual tiene el impacto positivo de ayudar al comensal a disfrutar del vino apropiado según el menú escogido. Al hablar en este artículo de Chichi y de los demás  en los términos expresados, he querido representar una percepción generalizada y mediática de Panamá y sus gentes, como una comunidad firme y fuerte que no deja de crecer y de elevarse más y más alto como si cada instante de su vida fuese un eterno inicio ascendente, como nos explicó hoy el gran Mauricio.

Salud.
Flavio.


Ensalada de rúgula. Aderezo de piña, jugo de limón, queso brie y grana padano de 24 meses

Spaghettini  al pomodoro fresco

Lingüini con trozos de entraña al aglio, olio, hongos portobello y tomates en juliana.

Risotto con hongos porcini y ratatouille .

Dúo de carnes. Chuletas de cordero de nueva Zelanda en salsa bernesa y rib eye angus en salsa de fresas con reducción de merlot y vinagre balsámico.  Acompañado de risotto con hongos porcini.


Pasión la Valentina. Mousse de chocolate y bizcocho tres pasiones, con grand marnier y Lady fingers.

No hay comentarios:

Publicar un comentario