Páginas vistas en total

domingo, 24 de noviembre de 2013

"MADRIGAL" 2013 NOV 19

VLADIMIR VILORIA
Sumiller de Madrigal
Finalmente yo encuentro en Panamá un sumiller que trae a la mesa el vino apropiado según el gusto manifestado por el comensal, sin subordinación acalambrada al suplidor local. Vladimir además es bastante más que sumiller. Es amistoso, enseñante y autor de una excelente guía de vinos que incluye entre sus páginas  un verdadero curso sobre la cultura y la industria del vino. Acaba de llegar a Panamá y muy pronto tendremos en Madrigal una cava que en mi caso personal estará de acuerdo con mis visiones elitistas, en el sentido que a esta edad mía no me puedo dar el lujo de tomar vinos mediocres ni mucho menos comer solo para saciar el hambre. Ser elitista en mi caso personal es practicar el arte y la ciencia del beber y comer bien y por el placer y la curiosidad del aprendizaje sin impaciencias, ni fronteras. Opción que en Madrigal está al alcance de todo cliente. ¡Gracias Andrés por enseñarme esto! Y por cierto el menú de Madrigal es cosa seria porque es un menú de equilibrios políticos de centro ampliado. Ya que me parece que sus componentes se van a llevar muy bien con todas aquellas tendencias gastronómicas tradicionales y actuales contrapuestas entre sí. En especial la más dramática de todas: la dialéctica creativa entre los  frutos de las tierras templadas versus los frutos de las tierras tropicales.
Salud.
Flavio.


Esta podría ser la transcripción tridimensional de la imagen en el paladar,  en la nariz y  en los ojos del caldo catado hoy,  la cual comme par miracle, quedó pintada eléctricamente en mis circuitos neuronales y que emergió físicamente  ante mis ojos como una creación trascendente del conjuro implícito en  el nombre, en el sonido y el texto de la mágica frase  
<vino que del cielo vino>.

Huevo sous vide, champiñón, trufa negra y puré de camote.

Papas arrugadas con pulpo al ajillo y mojo caribeño.

Canelones rellenos de la clásica ropa vieja panameña, hojas cultivadas en Boquete y flores silvestres.

Parrilla de verduras del mercado de abastos con pimentón de la Vera.

Corvina con almejas en salsa verde como las hacia mi abuela Nuncia.

Calamares en su tinta sobre ratatouille de pulpo y “arañitas”.

Dados de cordero salteados, esencia de vino tinto y un toque de 5 especias chinas.

PATÉ

Homenaje al Valle de Antón.

Pan Perdido.

Canavaggio Wine Boutique

No hay comentarios:

Publicar un comentario