Páginas vistas en total

sábado, 3 de diciembre de 2011

"LUNG FUNG" Sábado 3 diciembre 2011.

El Cartel
del sábado 3 diciembre  2011.
Acta 39 – 2011
En

Lung  Fung



El grupo de hoy.

Sentados: Héctor, Eduardo y Ricardo.
De pié: Enrique y su padre Mauricio, Flavio, Gilles y Diego.

El cumple años de hoy.

DIEGO, GILLES, EDUARDO, SIMONE, RICARDO, FLAVIO Y HECTOR.

La cocina china.
Es inteligente, balanceada, saludable y deliciosa si es que nos referimos, en general, a la cocina histórica. Porque la occidentalización y el progreso en curso en China ha llevado al predominio del consumo de grasas y proteínas animales por encima del consumo tradicional de verduras,  vegetales, legumbres y frutas. Pero afortunadamente, todavía hay regiones en China en donde nadie se ha muerto jamás del corazón o de cáncer, porque la ingesta alimentaria de la comunidad desde hace milenios consiste de sólo plantas. Y gracias a la monumental investigación publicada en el 2005, en el libro “The China Study” por el Dr T Colin Campbell, he aprendido a comer nuevamente, a mis 72 años, de manera amistosa y favorable con mi cuerpo. Y el cuerpo agradecido sigue por su propia cuenta curándome de mis males cardiacos, sin intervenciones de químicas y cirugías invasivas. La cocina china tradicional y contemporánea es por todo lo dicho aquí hasta ahora, una cocina civilizada. En primer lugar por el equilibrio que logra entre los cinco paladares básicos: picante, ácido, amargo, dulce y salado. Un equilibrio dialéctico a base de contrastes severos y cautivantes. En segundo lugar por el preciosismo y el colorido en la presentación visual para crear un efecto terapia a favor del relajamiento y de la comunicación entre los comensales.  Y por último es una cocina civilizada porque está inmersa en cada región de China en el carácter propio de su geografía, de sus pueblos, de sus filosofías y de su medicina herbal y naturalista. Hoy gracias a la cocina china del Lung Fung y gracias también a la refinada y detallista atención del director de mesa el amigo Dionisio Chin y a la maestría excepcional del chef  Luis-Le hemos aprendido en vivo una verdadera lección de arte gastronómico de elevada calidad gustativa. Una experiencia que nuestro grupo de los sábados reitera a menudo hasta transformarla en una gran tradición histórica y fundamental para nosotros. Seguiremos regresando al fabuloso oriente culinario del Lung Fung. Tan fabuloso que los buenos vinos que llevamos y disfrutamos, frente al grácil placer de la comida china consumida hoy, se han desvanecido en la memoria.

Saludos
Flavio.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario