Páginas vistas en total

sábado, 30 de marzo de 2013

"El Sultán" - Parte 1 - viernes 29 marzo 2013.

Fabio Pietrosanti, Ismenia y Flavio Velasquez y
Chef Karim.



El Sultán de Líbano.
Me estoy familiarizando de manera muy entusiasmada con la excelente cocina libanesa que para mí total satisfacción se ha establecido aquí en Panamá y, además, en consecuencia, para mi agradecida sorpresa descubro las hipnóticas afinidades que existen entre mi gusto y dicha cocina. Ahora entiendo que en las mesas de comer de la gente del Líbano hay una historia milenaria de íntimas asociaciones entre recetas originales de todos los territorios del oriente mediterráneo. Desde los Balcanes, Turquía y el resto de los territorios de cultura árabe o judía. En ellos predominan las legumbres, los vegetales y las verduras frescas. El aceite de oliva, el vino y las especies exóticas. Pero es en Líbano en donde sucede lo improbable, porque todos estos modos de cocinar y de comer se reúnen allí, en Líbano, para ir a un  encuentro estrecho con el gusto gastronómico de Francia. Ya que es el talento innovador y el extraordinario buen gusto de la gente de Líbano lo que hace posible el elegir y el usar lo mejor de los Balcanes, de Turquía, de árabes y judíos para inventar su propia cocina nacional con delicados toques de Francia. Hoy, día de mi cumpleaños número 74 me sentí glorificado por la compañía y los regalos de mi hija romana Ismenia, del inevitable amigo también romano, Fabio, y del fascinante amigo libanés,  chef Karim, dueño  del restaurante El Sultán. De Ismenia recibí para catar después de las doce de la noche,una insólita  Perrier Jouët Grand Brut, de Fabio, también para después de las doce, un Pintia 2005 y la estrepitosa invitación para ir a celebrar en El Sultán y de chef Karim los dones y las bondades de su mágico y experto manejo de ingredientes en sartenes, planchas y hornos, una extraordinaria revelación de generoso talento gastronómico y de agradables e imperecederos sabores.

Salud.

Los chef Karim y Fabio.


Me ha gustado hoy  más que nunca la cocina libanesa ahora que por primera vez visito  El Sultán en las terrazas de Pacific Mall. Y sobre todo de poder practicar mi hábito mediterráneo de comer los platicos de "mezze" , tapas o abrebocas, con las manos usando de vez en cuando el pan chato o el pan soplado como cuchara. Una costumbre civilizada que en Roma llamamos "scarpetta" y que sustituye el aplauso merecido a una buena salsa. El cremoso y especioso yogourt "Labné", el "Shanklish", el condimento "Sathar" a base de orégano, y el "Babaganoush" quedarán grabados para siempre en mis planes de futuros almuerzos.




ZATHAR





No hay comentarios:

Publicar un comentario