Páginas vistas en total

lunes, 4 de junio de 2012

"LÓPEZ DE LACALLE & CANAVAGGIO" - Noviembre 2010.

Juan Carlos López de Lacalle y Jack Canavaggio.
Ciudad de Panamá, noviembre 2010.

VINOS EN LA MESA DE IZQUIERDA A DERECHA:
El Santa Cruz de Artazu – Uva Garnacha de Navarra.
Viñas de Gain – Uva Tempranillo de Rioja alavesa.
El Sequé – Uva Monastrell de Alicante.

Bodegas de López de Lacalle


Artadi y Viña El Pisón
(Tempranillo)
La Guardia, Álava

Artazu
(Garnacha)
Artazu, Navarra

Y

El Sequé
(Monastrel)
Pinoso, Alicante.

JUAN CARLOS LÓPEZ DE LACALLE
Pertenece a esa raza especial de innovadores de hace una generación quien como Alejandro Fernández, PESQUERA y Pablo Álvarez, VEGA SICILIA, supieron retar los tiempos y los hábitos para rescatar del olvido  las tradiciones orales y el conocimiento de las antiguas técnicas artesanales y campesinas con el firme propósito de re-inventar el fruto original y genuino de la vid, la uva. Juan Carlos pertenece a la primera gran generación del 74 de nuevos enólogos españoles que supieron aprender el arte y la ciencia de acercarse a la tierra con respeto, con admiración y con amor. Por eso cuando en los años setenta, llegó el gran cambio técnico de la industrialización y con ella los filtros, los vino ductos, los termo vinificadores, la microbiología  y  los macro tanques de acero inoxidable…Todos estos viñerons  de gran clase supieron adaptarse con prudencia e ingeniosidad a estas exigencias del mercado. Y pensaron, más que en la bodega, en el viñedo, en la tierra, en el  microclima y en el ecosistema. Así nació en el año 1991 El Pisón, mucho antes de la invención de frases como "vino de alta expresión" o "vino de autor".
“Lo que yo he aportado, declara Juan Carlos,  ha sido vivir en ese momento y vivir esos cambios. He querido excavar en el recuerdo, en la tradición y en el saber hacer que aprendí en mi casa, sobre todo con mi abuelo, hasta encontrar en el vino no un producto industrial, sino un ser con alma de la tierra… Ya  que, el tiempo de crianza no da la calidad de los vinos… La calidad está en la uva. El vino hay que hacerlo en el viñedo.”
Y con la siguiente frase
JUAN CARLOS LÓPEZ DE LACALLE
se ha ganado todo mi aprecio, mi admiración y mi aplauso.
“Tenemos que hacer
una viticultura que induzca a la vida,
en la que todo el mundo tenga derecho a vivir: la mariposa, el gusano, la mariquita, la araña roja, la amarilla, la polilla, el moho, el hongo…
Sin embargo, desde la industrialización hemos implantado
una agricultura de la muerte:
hay que matarlo todo.”

Saludos
Flavio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario