Páginas vistas en total

jueves, 25 de abril de 2013

"Los Años Locos", miercoles 24 abril 2013.


Francisco y yo, como la habría hecho John Maynard Keynes, brindamos por la fe en las buenas ideas

Civilización I.
Extraordinaria invitación del amigo economista Francisco Bustamante de almorzar en Años Locos para ponernos al día en cuatro asuntos globales críticos.  Finanzas, deuda, déficit y empleo.
Francisco es de la generación del despegue de la calidad profesional en Panamá de los años setenta bajo la ilustrada y prestigiosa conducción del amigo economista Nicolás Ardito Barletta. Una generación de altos profesionales que dejó importantes huellas en la visión nacional más seria y completa de lo que debía ser el desarrollo correcto de la nación, de la administración pública y del ciudadano. En especial, no me canso de repetirlo, en el manejo  responsable de la educación pública. Y con tristeza incontenible veo esos cuarenta años pasados en el área educativa, sólo para mencionar un solo dolor, como una gran cita con la historia a la cual no asistimos.
Y hoy vemos en los Estados Unidos y en Europa la peor de todas las crisis de la historia humana. Vemos el desmantelamiento del avance alcanzado hasta este siglo de la civilización en materia de justicia social y de equidad económica.
Por eso nuestra reunión de hoy. Para intercambiar datos y análisis objetivos frente al desastre actual en el manejo de los mismos por parte de los administradores públicos institucionales en dichas áreas geográficas. Funcionarios que proclaman políticas depresivas que impiden el crecimiento del empleo y ponen en peligro el crecimiento económico y el desarrollo social. 
Nuestras conclusiones coincidieron. La crisis del empleo,  de la deuda, del déficit, del euro y del dólar, son fabricaciones deliberadas basadas en falsedades y destinadas al desmantelamiento de la sociedad del bienestar. Cuyo desarrollo hasta ahora prometía la consolidación de un mundo mejor, más próspero, más equitativo y justo.
Duele mucho constatar que ese desmantelamiento de la civilización es intencional  para abaratar el recurso trabajo y asegurarse así mayores tasas de transferencia de patrimonios hacia minorías dominantes.

Civilización II.
Francisco y yo, como la habría hecho John Maynard Keynes, brindamos por la fe en las buenas ideas con dos vinos civilizados producidos en esa España de Castilla que nunca ha dejado de ser, a pesar de su actual abatimiento, la mejor insignia histórica de la grandeza planetaria del hombre europeo, para recordar, primero, su dominio del Mediterráneo y sus dinastías en tiempos de Carlos V y, después, con Felipe II, la globalización mundial de su poder y de su elevado estilo de vida.

Salud.
Flavio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario