Páginas vistas en total

viernes, 27 de enero de 2012

"CASA TUA" Jueves 26 enero 2012.

Casa  tua
JUEVES 26 ENERO 2012.

PIGNOLO 2006.
Tinto – Bodega La Tunella
Colinas Orientales del Friuli
D. O. C.

El noble amigo Danilo Boiardi tiene estilo. Para quienes ya conocemos algunas de las muchas nacionalidades autóctonas de Italia, me refiero al modo pausado y firme de la gente que vive de manera cotidiana el amor por los frutos y las gentes de la tierra. En el caso de Danilo, me refiero a su manifiesto respeto y aprecio por el territorio y las gentes que pueblan las fértiles colinas y los valles de la provincia de Piacenza, de donde es oriundo. Hoy Danilo me presentó en Casa Tua y en exclusiva, un vino confeccionado con una uva nativa de las Colinas Orientales del Friuli que yo no conocía, la Pignolo ( se pronuncia “piñolo” ). Una uva prefiloxera descubierta hace cien años en los hermosos jardines del Monasterio de Rosazzo. Situado a poca distancia entre la ciudad de Údine y el confín de la Eslovenia. La uva Pignolo, junto con la Schioppettino y la Refosco, es un uva tinta, nativa de la región del Friuli-Venezia-Giulia. Tres interesantes uvas tintas que vale la pena conocer. La región del Friuli-Venezia-Giulia es una región que confina geográfica y espiritualmente con Austria, Véneto, Eslovenia y el Adriático. Regresemos a la Pignolo y al vino respectivo. Es un vino que debe reposar  y respirar antes de ser catado porque ha pasado cuatro años escondido en barrica de roble francés. Entonces, después del reposo del descorche, es cuando revela y entrega tanto a la nariz como en al paladar su profundo enraizamiento por entre esas tierras sedimentarias típicas de la región, que fueron antiquísimos fondos marinos. Los friulianos le llaman “La Ponca” a esos terrenos rocosos, que son formaciones de “flysch”, o sea, capas que como una pila de panqueques matutinos,  alternan diversos tipos de rocas sedimentarias, tanto suaves como duras. Y en esas difíciles condiciones las raíces deben abrirse paso para capturar ese profundo y complejo sabor de la marga,  de la caliza, de la pizarra y de la arcilla, y así después, en el estupor de la prisión, sollozar el canto de la tierra mineral frente al muro de la vida, la cual también está prisionera en el roble del tonel. Allí,  en la oscura prisión, durante cuatro años, el caldo del Pignolo conjuga otras complejidades. Efectivamente, me cautiva del Pignolo la presencia de taninos apagados de gran elegancia, aparejados a tímidos aromas de matorrales frescos confundidos entre los troncos de un verde bosque montañoso. Y encima de todo eso la cobertura mineral del vientre de la tierra. Solo el genio creativo e improvisador del chef propietario de Casa Tua,  Mássimo Espósito, maridó este agradable vino tinto como debe ser, o sea, con una pasta en salsa de tomate bien reducida y condimentada por la presencia de trocitos de chorizo italiano de intenso sabor, cuya identidad no me fue revelada. Matrimonio de vino y cocina que desde mi plato le llevó de manera apasionada gustos de gracias celestiales a mi atribulado corazón.
Saludos.
Flavio.

La pasta que se maridó felizmente con el Pignolo.

“La Ponca” – Formaciones de rocas sedimentarias.

La prisión de los tintos de La Tunella
Una bodega pequeña y bella
 en la provincia de Údine.

La Tunella.

Monasterio de Rosazzo – Údine

Uva Pignolo

No hay comentarios:

Publicar un comentario