Páginas vistas en total

lunes, 30 de enero de 2012

"CASA TUA" Lunes 30 enero 2012.


La felicidad es
cruzar la calle y llegar a
Casa Tua.
BRETT PATON
Y CHEF MASSIMO ESPOSITO


La importancia de ser Mássimo.
Un espíritu escuálido y terrible se agita hoy por todo Panamá que nos susurra al oído el estertor de algo terrible que está por suceder. También hoy estoy sintiendo el despertar en mi memoria sensorial, contenida en mis músculos motores del esqueleto, esta misma sensación anticipatoria de peligro y de amenaza. Incluyendo la constancia veraz de eventos desafortunados que llegaron a suceder realmente poco tiempo después de sentirlos en mis músculos motores. Y estas anticipaciones de eventos horrendos que después sucedieron se han presentado en numerosas ocasiones durante toda la extensión de mi larga vida pasada. Y esto le sucede a todo el mundo. Siempre. Y en estos momentos también está sucediendo otra vez, porque todo el país, como el resto del mundo, está perdiendo el sentido de la paz y de la buena voluntad que hemos proclamado hace poco al entonar cánticos navideños llenos de ternura y de sensibilidad familiar. Concluyo gritando que hay que hacer algo de manera colectiva y urgente para restaurar la fe en el progreso espiritual y físico de Panamá. Pero esta noble sensación de emprender la misión de salvar al mundo y a Panamá me sucede cada vez que en la mesa alejo de mi el evangelio de la prensa para hacer espacio a la aparición de un buen vino, el cual por definición siempre sugiere la mejor ética posible del comportamiento programático. Y hoy fue el célebre chef Mássimo el misionero elegido por la fuerza  del acaso para hacernos cabalgar, al amigo Brett y a mí,  sobre el lomo brioso del dragón de fuego cuyas fauces iluminaron el mundo probable,  purificado y sublime de lo que debiera ser… Y así fue hoy al medio día en Casa Tua, porque bajo la magia inapelable de un buenísimo vino y de unos lingüinis de excelsa artesanía artística, ambos comensales descubrimos al unísono que una vez más el gran Panamá de la conciencia trascendente se ha puesto en marcha como tantas veces en el pasado… como invencible anti cuerpo … para vencer y aniquilar las causas de las graves dolencias corporales y emotivas que hoy se abaten sobre nosotros para postrarnos e infligirnos dolores innecesarios.

Entonces…

Me vino el recuerdo de la angustia de La Pasionaria…

“¡No pasarán!”…

Y la del General Nivelle frente a la Línea Maginot…

"On ne passe pas!"

Y pasaron, pasaron y pasaron ...
Pero tiempo después,
llegó el dragón de fuego...
el que desde sus fauces enciende la llamarada
que ilumina el mundo probable de lo que debiera ser...
Saludos
Flavio.

Escuchamos el vino
Q
 que nos ha sugerido…

Escuchamos a Mássimo
quien habla en sus platos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario