Páginas vistas en total

miércoles, 3 de noviembre de 2010

"CASA TUA" 24 julio 2010.



TEMAS:

LA GLORIA DE BOCA,
LA ESTATURA DE PALERMO
Y
LA DICHA DE HÉCTOR.

Muy pocos almuerzos de El Cartel han sido tan cordiales y fraternales como el de hoy sábado 24 de julio de 2010 en el Restaurante "CASA TUA", ubicado en San Francisco, Ciudad de Panamá. Solo íbamos a estar Jorge, Héctor y yo. Porque los demás miembros se excusaron. Gianni llegaba en la noche de Barcelona. Messi llegó a Perú. Gilles a Dominicana, Rubén y Rodrigo disfrutando de tiempo cualitativo familiar en la playa, Mauricio comprimido entre dos cenones, es decir dos cenas grandes, la de anoche y la de hoy en el Bristol, no iba a llegar pero llegó, no iba a tomar pero tomó, aunque poco. Y por último Eduardo de paradero desconocido, para deleite nuestro pudo llegar como a las cuatro de la tarde y a esa hora ya se habían retirado Jorge y Mauricio. La llegada de Eduardo nos facilitó conocer su paradero. Estuvo en la Ciudad del Saber, en un curso de alta gerencia de la Universidad de Berkeley. Tremendo paradero el de Eduardo, me impresionó, y mucho apreciamos Héctor y yo el beneficio inexpresable de su revelación y de su conocimiento. Sobre todo yo, quien a mi edad terminal mataría por tener la opción de asistir a tales experiencias educativas. Cuando Eduardo llegó ya se habían agotado los formidables Osso Buco que disfrutamos Mauricio, Héctor, Jorge y yo. Pero se comió Eduardo un Brassato que estaba muy bien. Nosotros, como primeros platos comimos tres pastas muy bien hechas. Gnocchi alla sorrentina, farfalle en salsa de mascarpone ai fungí y penne con zucchini y langostinos all´olio di oliva. El chef Mássimo es muy bueno. Es atento y amistoso como las gentes del Mediodía italiano. Joven y simpático. Es oriundo de la península salernitana, cerca de Palermo y Amalfi, al sur de Nápoli. Un área de una belleza inhumana. Y el ambiente que Mássimo ha creado aquí en Panamá en su restaurante de cocina casera, como si fuera de la nonna, es frecuentado principalmente por italianos, como los argentinos. Nos tomamos cuatro botellas de Séptima Gran Reserva 2007 que acompañaron nuestro almuerzo de hoy. El restaurante se llama en castellano Casa Tuya, y está frente a la casa mía, cruzando la calle. El tema palpitante de la conversa fue el encuentro entre Héctor y Palermo en Colón hace unos días. Cuya foto es la portada de esta nota. Esa foto revela una experiencia de tan elevada calidad y excitación como los paraderos de Eduardo. Y por cierto no faltó el inconmensurable tema de Maradona y de su pose apabullada frente a un Chávez muy macho que roció al mundo con una nube de humo para cubrir sus pecados contra Colombia. Y como antes y como siempre la noticia importante, los pecados de Chávez, desapareció sustituida por el estremecimiento de lo que fue noticia en realidad, la ruptura con Colombia. Héctor y Mauricio coincidieron en esto. Y no faltó el apoyo sonriente de Jorge. Mauricio evocó sus años estudiantiles en un campus estadounidense. Hubo gracia y belleza en esa narración. Y noté que todos esperan, con justificada razón, que sus hijos hablen idiomas alternativos. Qué gran convicción esta. En especial Héctor, que si hablara chino sería dueño del mundo. Y termino diciendo que cuando las multitudes latino americanas piensen así, que hay que hablar varias lenguas, la ruta hacia la prosperidad será más transitable. En fin esta es un Acta breve para una reunión enorme. Abrazos. Flavio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario