Páginas vistas en total

miércoles, 3 de noviembre de 2010

"TAMBOR DE ORO" 31 julio 2010.



TEMA.
La sexta extinción global en curso.
Cuando los dinosaurios se extinguieron hace 200 millones de años murió simultáneamente menos de la mitad de los organismos vivientes de aquella época. Y esa fue la segunda extinción masiva del planeta. Desde hace pocos siglos estamos en plena sexta extinción masiva de la vida orgánica planetaria. Se cree que la acción del hombre sobre los ecosistemas y la biodiversidad es la causa. Podría ser, pero nos molesta mucho a nosotros los humanos la idea que sea nuestra culpa de esta sexta extinción masiva. Hay que notar que todo animal que pesaba más de algunas docenas de kilos desapareció totalmente de la faz de la tierra hace doscientos millones de años. No así los demás seres que pesaban menos, la mayoría de esos sobre vivieron para extinguirse después en otro evento de extinción global. Quizá los animalotes desaparecieron porque eran muy grandes y consumían muchos recursos. Y pienso yo que la madre tierra los consideró insostenibles para preservar la continuidad de la creación. Porque algunas especies desaparecen y otras aparecen sin interrupción. Sin embargo el impacto del cuerpo extraterrestre del meteoro que generó una devastadora contaminación tóxica sobre la estratosfera y que determinó la extinción rápida no excluye la inevitabilidad de la extinción en aquella época por razón de la saturación de especies y el agotamiento y colapso de la bioesfera, este evento habría sido lento pero inexorable. Hoy nosotros los humanos estamos haciendo lo mismo que hizo el meteorito de hace 200 millones de años. Estamos cargando la estratosfera de contaminación tóxica que rápidamente está crispando y colapsando la bioesfera. A pesar de la gravedad de la segunda extinción, pienso yo que la misma fue un ajuste técnico necesario para mantener el balance global, y la vida siguió como si nada. Por cierto muy distinta y de mejor calidad. Y centenares de millones de años después y tres extinciones masivas adicionales los hombres aparecimos sobre la tierra como la especie dominante. Como si la madre tierra hubiese estado limpiando, mediante pruebas de éxitos y fracasos, para preparar el terreno durante milenios con el fin de recibirnos a nosotros los hombres de manera adecuada a nuestras frágiles necesidades. Ahora los hombres le estamos haciendo al planeta lo que el meteoro y los dinosaurios juntos le hicieron en su tiempo a la madre tierra, es decir estamos crispando y colapsando el ecosistema y la bioesfera. Además, para empeorar la fatalidad en curso los hombres se ocupan de exterminar a sus semejantes a escalas cada vez más intensas desde hace diez mil años de historia documentada. Y a pesar de toda esta devastación catastrófica la densidad demográfica de la humanidad sigue creciendo a ritmo maltusiano. Es posible que la sexta extinción masiva en curso incluya la desaparición de nuestra especie, la del Homo Sapiens Sapiens, para dar cabida a otros seres súper vivientes mejor adecuados a las bondades y limitaciones que diseña y ofrece la naturaleza como un gran experimento global. No sé. Pero esa idea es muy perturbadora. Y si yo fuera la conciencia precavida y protectora de la madre tierra, la neutralización y eventualmente la desaparición de la especie humana la vería con muy buenos ojos en estos tiempos. Y eso fue lo que quise decir en la reunión del Cartel en El Tambor de Oro el sábado 31 de julio del 2010. Entonces a Messi se le ocurrió que los miembros del Cartel debieran decidir endosar un uniforme o una divisa sobre todo si es que nos vamos a llamar Cofradía, como las que usaron los Caballeros Templarios o las togas que distinguen a los Magníficos Rectores universitarios. La idea es fascinante sobre todo si conservamos el nombre de El Cartel. O bien decidimos usar algo más humilde y democrático como las camisetas que usa el Consejo de Gabinete y el Presidente. Si es así podríamos copiar también el nombre y llamarnos El Consejo del Sábado. De ninguna manera podríamos llamarnos La Asamblea del Sábado. Porque los Honorables usan saco y corbata y al igual que las togas elitistas esos atuendos no van con el carácter casual y genuino de los miembros del Cartel, y además, aquel sustantivo, Asamblea, tiene menos imagen pública que nuestro nombre actual. Y como ya hemos discutido sobre condiciones de admisión de nuevos miembros sin llegar a tocar fondo, es largo el trecho que nos hace falta todavía recorrer para tener el aspecto formal de una fraternidad, cofradía o congregación. Yo sugiero que por el momento hagamos un alto y no sigamos buscando otro nombre. Mantengamos de manera provisional el nombre actual. Porque quizá podríamos hacer el cambio de nombre después de decidir primero el tipo de vestimenta o uniforme que nos dará esa peculiar identidad corporativa dedicada al gusto de la amistad, del vino y de la comida. Quizá la elección primaria de un uniforme iniciático o un signo visible revelaría entonces el nombre ideal propio de nuestro grupo, como sugiere Messi. Estuvimos de acuerdo con él todos los presentes, pero sólo por lo que se refiere a dejar el mismo nombre actual por el momento: Sir George, Gianni, el CEO Héctor, Gilles, Messi Polvosky (a quien una diosa sentada en la mesa de al lado cubierta con poca ropa no dejó de mirarlo un solo instante a Messi, como la niñita que no dejó de mirar a Enrique durante todo aquel almuerzo en El Carpaccio) y Flavio. Evocamos la presencia de otra diosa conocida por Héctor y yo el sábado pasado en Casa Tua, su nombre es Addis. Su estatua podría representar la potencia femenina de todos los tiempos. Su dueño y sumo sacerdote me prometió que la traerá de regreso al grupo para exponerla a nuestra adoración, para lo cual mandará fotos preparatorias. Gilles quien es un europeo de verdad y por lo tanto un hombre culto y de buen gusto, preguntó por Arabia. De la cual una delegación selecta del grupo guarda grata memoria, una tarde toda llena de pechos y espaldas en el bar de Los Años Locos. A propósito de Gilles, cuyo nombre somalí legal es DALNAR FARAH, nos dio la buena noticia que su hija de seis años está finalmente con él aquí en Panamá. Celebramos su alegría y la nuestra por la estadía de JULIETTE WARIS ASTER LITTRÉ entre nosotros y la gallarda y noble patria potestad de Gilles. En virtud que el CEO Héctor reveló que si él hablara mandarín su éxito comercial sería aún más estrepitoso que el que tiene en la actualidad, me permití sugerir que Juliette debía ir a una escuela china. Es obvio que ya Gilles lo había pensado, como explicó inmediatamente. Pero en verdad lo que sugiero es que todos nuestros niños panameños debieran aprender chino e inglés desde la primaria, en ese orden. Como en la ciudad de Vancouver, capital de la Colombia Británica, Canadá. A solicitud mía el chef propietario Raúl, quien fue torero, compró dos patos con dos días de anticipación para hacer su famoso arroz con pato. Pero comimos tanto que sólo pedimos dos órdenes de las ocho que hizo y dejamos todo el arroz. Fue una comilona excelente como en los viejos tiempos. Dos jaleas, cuatro chupes, dos ceviches fritos, una corvina a lo macho, tres flanes, tres piscos, un Achaval Ferrer, un Protos y tres Séptima. Fue también una tarde de calidad paterna hacia los hijos. Gianni ya de regreso de Barcelona y de visualizar su prestigiosa vida universitaria tiene finalmente una idea clara y completa para elegir entre París, Londres y Barcelona. Cualquiera de las tres en mi opinión sería una gran decisión porque se trata de estudios para administración de negocios. Papá piensa como papá, por lo tanto con toda razón París sería la elección óptima en todo sentido. A parte que el francés es la lengua oficial de la civilización occidental más culta, lo cual no tiene nada que ver con el mundo globalizado de los negocios, que se expresa sólo en inglés, a menos que trabajes en La Defense, en París, en donde también se habla francés correctamente. Yo prefiero Londres, pero si yo fuera Sir George mi mejor opción sería París por razones que me parecieron inapelables. El CEO Héctor pensó en voz alta y postuló la “Sir George University” de Panama City, como la mejor del mundo para Gianni. Un concepto curioso, práctico e interesante. Gilles es de París, no opinó. Y para Messi Polvosky el tema “hijos” le resulta una aventura de intolerable y altísimo riesgo en estos momentos. Peor que quedarse sin agua y gasolina en medio del Atacama. Por último debemos nombrar a Brecha como Director Artístico para la Confección de Menús Chinos, Punjabis y Peruanos Especiales, para que hable con Raúl quizá para el próximo sábado. Ya que hay muchos platos peruanos formidables que no están en el menú del Tambor de Oro pero que Raúl puede hacer. Esto es aconsejable para El Cartel porque la relación calidad y precios de El Tambor de Oro, como dice Gilles, es la más ventajosa del mercado. Flavio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario